Mensagem de Pascua del Eminentíssimo Leonid, Obispo de Argentina y Sudamérica

Русская Православная Церковь в Южной Америке, 2020, apr 19

¡Amados en el Señor honorables padres y diáconos, los monjes y monjas que aman a Dios, queridos hermanos y hermanas!

Hoy es un gran día que llena de alegría nuestros corazones. A pesar de los momentos difíciles que atraviesan este año todas las personas en la tierra, la celebración pascual que tocó nuestras almas es un signo de la gracia especial de Dios. Cuando la luz está en el corazón de una persona, cuando la alegría luminosa nos visita, su fuente es el Dios mismo. En momentos difíciles en los que el hombre ya ve que sus fuerzas y capacidades son insuficientes, cada vez más personas están sintiendo la presencia de Dios en sus vidas. Y la alegría de Pascua comienza a sentirse incluso entre aquellos, que rara vez asisten a la Iglesia. Esta alegría de Pascua es de Dios. La realidad de hoy debería ayudarnos a fortalecer la fe, y nuestra comprensión de la importancia de todo lo que el Señor está haciendo a través de la Iglesia, incluso a través de nuestras fuerzas débiles, «pues mi poder se perfecciona en la debilidad.» (2Cor.12:9). Ahora algunos de nosotros, al encontrarnos cara a cara con nosotros mismos, cuando todo el entretenimiento ha disminuido, comenzamos a pensar en lo más importante, en nuestra alma. En este sentido no puede haber un acontecimiento más significativo, más alegre y más codiciado que la Pascua. Consciente de la profundidad de la hazaña salvadora de nuestro Señor Jesucristo, todos los demás eventos que antes parecían tan impresionantes e importantes se olvidan de inmediato.
Cada año los cristianos ortodoxos viven esperando la Pascua para recibirla y luego el mayor tiempo posible vivir con ella, el mayor tiempo posible disfrutar de esta Pascua, pero no como la gente disfruta de los placeres humanos ordinarios. La Pascua es una fiesta espiritual, es una alegría integral sobre el Salvador resucitado. Ahora es muy importante tratar de responder a muchas preguntas y entender lo que nos complace durante la Santa Resurrección de Cristo. ¿Qué nos llena tanto?
¿Ha cambiado algo en nosotros durante la Gran Cuaresma? ¿De dónde salimos, a dónde venimos? ¿Se abrió camino a través del suelo duro de nuestra alma, como a través del asfalto, el brote del futuro árbol, la fe viva en Cristo? ¿Ha llegado la primavera espiritual en nuestras vidas? Todo esto debe ser entendido y asimilado. Si aprendemos a vivir como cristianos, entonces nadie nos quitará la alegría de Pascua. La verdadera vida cristiana con la alegría de Pascua puede ser complicada. Tal alegría se le da al hombre como un paso más de la hazaña. Esta alegría es extremadamente frágil en nosotros. Desafortunadamente, podemos perderlo fácilmente durante penas y angustias. También es necesario conservar esta alegría, así como preservarse durante el ayuno: si una persona ha entendido y superado algo importante, entonces ya no puede volver a su estado anterior. La alegría debe transformarlo en un estado espiritual aún mayor.
Compartimos la alegría de Pascua con familiares y personas cercanas a nosotros por fe. Compartimos la alegría del Cristo Resucitado. Después de haber recorrido el largo camino de la Cuaresma, nosotros renovados, entramos en una nueva vida con Cristo, iluminados por la luz divina de amor de Dios.
No podemos dejar de mencionar otro evento importante de este año: la celebración mundial del 75 aniversario de la Gran Victoria. Hace 75 años, con la ayuda de Dios, se derrotó a un enemigo insidioso visible que amenazaba con revertir el sistema mundial, cambiar las fronteras de los estados. En esta victoria, en primer lugar, glorificamos a nuestro Padre Celestial, le rogamos por la salud de los veteranos, guerreros, con cuyas manos se forjó la victoria, testigos de aquellos duros días, para que vivan más tiempo entre nosotros. ¡Oramos por el descanso en las aldeas de los justos por aquellos que no están hoy con nosotros, que han sacrificado sus almas por sus amigos y por su Patria!
Pero ahora nos enfrentamos a un enemigo invisible para el ojo humano desarmado: una infección viral que se llevó la vida de muchas personas. Oremos también por su descanso en el «seno de Abraham». El Dios Misericordioso, el Providente de todo, nos pone ante el enemigo, poniendo a prueba nuestra fe, paciencia, amor … porque Sus palabras no son falsas: «‘Yo reprendo y disciplino a todos los que amo; sé, pues, celoso y arrepiéntete.» (Apocalip. 3:19). En las pruebas difíciles debemos mostrar una fe firme, la fortaleza y nuestro amor por Dios y por nuestro prójimo. Debemos hacer las conclusiones correctas y no dar motivos al enemigo de la raza humana para vacilar el barco de la salvación, sino que rogaremos humildemente al Dios Misericordioso nuestro Padre, para que nos libere de la epidemia perniciosa, por las oraciones de la Señora nuestra, Madre de Dios y siempre Virgen María.
Por la gracia de Dios y a la Providencia estamos aquí juntos hoy, y Cristo nos une a todos, fieles a Él, dondequiera que seamos. Al participar hoy en el evento más importante de nuestras vidas, les digo desde el fondo de mi corazón:
¡Cristo ha resucitado!
+ Leónidas
El obispo de Argentina y Sudamérica Año 2020

Поделиться ссылкой:

Оставьте комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован.